jueves, 14 de julio de 2011

¿Cómo terminar con esos kilos de más?









La obesidad no es sólo un problema de estética, sino que además compromete la salud causando complicaciones como la hipertensión, diabetes, cardiopatías y accidentes cerebro vasculares, por citar las más importantes y frecuentes. Por lo tanto; es evidente que la obesidad se ha convertido en los últimos años, en un problema de salud pública, que afecta tanto a la mujer como al hombre de todos los países desarrollados y tambien a aquellos en vías de desarrollo.





Para lograr bajar de peso, es necesario antes que nada tener voluntad para someterse a un tratamiento personalizado y serio que asegure una baja de peso progresivo y sostenible a largo plazo, y cuya meta será alcanzar el peso ideal sin tener que preocuparse por el famoso rebote que a todas nos espanta ¿verdad?

Lo primero que debes hacer es visitar a tu nutrióloga(o) de confianza, ella o él, te evaluará y te dará indicaciones para una dieta adecuada especialmente para tu persona. Recuerda que no todas las dietas son similares para todas las personas porque cada persona posee en metabolismo distinto en su organismo, pero puedes empezar con las siguientes indicaciones generales:


Come menos, pero más frecuentemente. En lugar de tres veces al día, come cinco veces al día: Desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. Por ningún motivo omitas alguna.

No alternes períodos de ayuno con comidas abundantes.

Come despacio, disfruta tu comida con bocados pequeños,masticando muy bien los alimentos y haciendo pausas entre bocado y bocado, para darle tiempo a que tu traquea pase bien los alimentos hasta el estómago y no tengas que estar empujando un bocado con otro como lo hacemos cuando comemos con mucha prisa, eso es anti-digestivo y estás forzando la tráquea.

Elige alimentos con poca grasa, prefiriendo los de origen vegetal para digestión más rápida, las grasas animales tardan un poco más en digerirse y se adhieren a las paredes intestinales, son más ricas de sabor, pero más densas y difíciles de digerir.

Disminuye el consumo de carnes rojas y aumenta el consumo de pescado y pollo o bien puedes sustituir ambas con carnes de soya que son muy nutritivas y exquisitas de sabor.

Evita el consumo de frituras y reduce el consumo de azúcares.
.
Consume verduras y hortalizas en abundancia, sus propiedades nutrientes son muy generosas.

Consume frutas dos o tres veces al día evitando aquellas que son muy energéticas como el mango, el plátano, uvas e higos.

Bebe por lo menos 8 vasos con agua por día.

Ingiere sólo colaciones o refrigerios de frutas y lácteos descremados (yogurt, cereales para beber, jugos, etc)

Además de llevar una alimentación balanceada, es necesario realizar una rutina de ejercicio diario, para ayudar a quemar la grasa. Aprendamos a estimular nuestro metabolismo, perder peso y combatir los molestos estreñimientos, y si a todo esto le agregas el consumo de un sencillo régimen de ingesta de vitaminas, tu cuerpo realizará sus funciones adecuadamente sin necesidad de acudir (en determinada edad) a los complejos anti-oxidantes que también son la esperanza del diabético y el hipertenso, pero en general los anti-oxidantes protegen y benefician: Ojos, cerebro, riñones, corazón, células, órganos y sistemas del organismo humano.

Pero lo más impresionante que se puede observar cuando tú bajas de peso, es que te cambia todo: Te evitas problemas hormonales, osteoartritis, cánceres, colesterol malo, disfunciones respiratorias, cálculos en la vesícula, acumulaciones de ácido úrico y hasta depresiones de ansiedad cuando las mujeres nos acercamos al período de la pre-menopausia.

Son muchas las bondades generosas de mantenerse sana y esbelta, tu naturaleza humana y tus sueños de mujer te lo agradecerán ¿sabes por qué? ¡Porque te sentirás más linda y ligera para correr hacia ellos con los brazos abiertos!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada