martes, 26 de junio de 2012

Tips para controlar los ataques de hambre




Si algo atenta contra el propósito de perder peso es tener ataques de hambre, difíciles de frenar una vez que aparecen, por ello lo mejor es alimentarse de una forma tal que los evitemos y no tengamos un apetito fuera de control.

Es por eso que vamos a compartir algunas pautas para mantener a raya el hambre compulsivo que echa por tierra los intentos de seguir una dieta para adelgazar.

Para evitar picos y valles de energía, sigue todas las comidas indicadas en tu plan nutricional, sin saltear ninguna y sin comer menos.

Por el mismo motivo, no dejes que pasen más de tres horas ni menos de una hora y media entre una ingesta y otra. Es que si pasa más tiempo, el nivel de azúcar en sangre desciende y se produce una subida de insulina, que genera hambre.

Un caramelo ácido, una porción pequeña de vegetales encurtidos o una taza de caldo sin grasas ni sal un cuarto de hora antes de comer, ayuda a que el estómago comience a cerrarse. Puedes tomar dos vasos de bebida gasificada – agua mineral o refrescos Light – para ayudar a sentir más saciedad.

Siempre comienza comiendo una ensalada abundante, luego sigue con el plato principal, verás como te sientes satisfecho con mucha menos comida.

Las comidas con mayor textura exigen más masticación y por tanto producen más saciedad, por ejemplo, vegetales crudos en lugar de vegetales cocidos.

Las temperaturas bastante calientes o frías también brindan más saciedad, como el queso derretido, las infusiones, sopas, o bien licuados frutales o bebidas con hielo picado.

Finalmente, ayuda a que comer sano no sea monótono. Agrega vainilla o canela para los alimentos dulces, y especias picantes o curry para los alimentos salados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada