jueves, 5 de diciembre de 2013

Comer pescado reduce riesgo de enfermedad ocular en adultos mayores

Los adultos mayores que comen pescados grasos al menos una vez por semana tendrían bajo riesgo de desarrollar degeneración macular asociada con la edad (DMAE) y de padecer estadios avanzados de la enfermedad.


Los resultados, publicados en la revista Ophthalmology, se suman a las pruebas de que los consumidores de pescado tienden a registrar tasas más bajas de DMAE que los usuarios menos frecuentes.


Salmón y atún

La investigación también respalda la teoría de que los ácidos grasos omega 3, que abundan en pescados como el salmón o el atún, ejercerían un impacto en la aparición o el avance de la DMAE.


Qué es la DMAE

La condición se genera por el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos detrás de la retina, o la destrucción de células sensibles a la luz dentro de la retina, lo que provoca alteraciones visuales graves. Es la primera causa de ceguera en los adultos mayores y no tiene cura.


Puede prevenirse o retrasarse

Sin embargo, ciertos tratamientos pueden prevenirla o retrasarla. Por ejemplo, un ensayo clínico en Estados Unidos halló que una dosis alta de una combinación de antioxidantes (vitaminas C y E, betacaroteno y zinc) retrasa el avance de la DMAE intermedia y los médicos ya la utilizan.


El equipo de Bonnielin K. Swenor, de la Johns Hopkins University, en Baltimore, analizó datos de 2.520 adultos de 65 a 84 años que fueron sometidos a un examen de vista y habían respondido un cuestionario alimentario detallado.


El 15 por ciento adolecía de DMAE temprana o intermedia y casi el 3 por ciento, avanzada.


Pescado rico en omega 3

El equipo no identificó una relación evidente entre el consumo de pescado de los participantes y el riesgo de contraer DMAE. Pero sí comprobó una conexión entre el consumo frecuente de pescado rico en omega 3 y la posibilidad de no acceder a un estadio avanzado de la afección.


60% menos propensos a DMAE

Los participantes que comían una o más porciones de esos pescados por semana eran un 60 por ciento menos propensos al DMAE avanzada, que los que ingerían menos cantidad.


Esa conclusión se mantuvo aún tras considerar factores como el sexo, la etnia y el tabaquismo, que están asociados con el riesgo de enfermarse de DMAE.


Las mujeres, los blancos y los fumadores son los grupos más expuestos a la DMAE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada