miércoles, 23 de marzo de 2011

Los peligros de la belleza comercial




Cuando miramos revistas, o televisión, la belleza se pasea ante nuestros ojos como un objeto de deseo inalcanzable. La sonrisa perfecta de Julia Roberts, el cuerpo de Beyoncé con sus prominentes glúteos, los labios de Angelina Jolie, las piernas de Jenifer Lopez; etc, etc, etc.

Atributos ajenos, ansiados por quienes miran, suspiros que se desprenden desde nuestras carencias y necesidades.


La belleza se nos presenta como un insulto; pues aunque nos sintamos guapas y sexys, todo se cae cuando aparecen estas féminas intergalácticas.

Siempre queremos un poco más de lo que somos; y en ese afán pensamos que si lo tuviéramos seríamos felices. Por esa felicidad nos atrevemos a hacer cualquier cosa para ser bellas. Para obtener lo que natura no nos dio. Nos sometemos a la dietas relámpagos, esas que nos indican dejar de comer los nutrientes más importantes durante una semana para perder unos 5 kilos. Tomamos píldoras adelgazantes, compramos calzados deportivos de esos para tonificar glúteos, gastamos miles y miles en cremas anticelulitis, quemadoras de grasa, liposucción, implantes, postizos para el cabello, depilación definitiva, delineados permanentes de labios, ojos, y cejas; clases de yoga, thai chi, leche sin lactosa; faciales caseros, uñas de acrílico con brillos; exhaustas horas de gimnasio, etc. ¿Entiendes? Hacemos de todo para alcanzar eso que es INEXISTENTE. Queremos ser la chica de la tapa de la revista, y luego después de tanto esfuerzo y dinero, los resultados nos dicen que estamos más lindas, delgadas, saludables “pero” no somos Demi Moore. Y todo el trabajo que hicimos cae en una bolsa de lamentos.Y ¿Todo para qué?

Muchas veces sentimos que nuestros esfuerzos estuvieron mal dirigidos y recomenzamos la insaciable búsqueda de la belleza probando otras dietas, otras cremas, otras pastillas. Cambiamos las acciones pero los resultados nos siguen generando insatisfacción. ¿Qué podemos hacer?

Lo primero que tenemos que plantearnos son objetivos realistas, y esto significa “desear aquello que sabemos que podemos”, ponernos metas realizables; la belleza que nos venden los medios es de Photoshop, y eso todas los sabemos, entonces para qué desear algo que no existe.

Después de entender esto, preguntarnos ¿para qué queremos conseguir eso? ¿Qué valor agregado le da a nuestra vida? Muchas veces las mujeres no adelgazan porque su verdadera intención no es adelgazar, sino que ellas son expuestas por la familia que le dictan como ellas deberían ser; si dónde quieres llegar no es un puerto que nace de tu corazón, tarde o temprano vas a cambiar de rumbo y boicotearás tu resultado. Por último deberás comprender con tu alma/mente que lo que te hace verdaderamente bella es tu interior. Aunque tuvieras todo el dinero del mundo y a tu disposición implantes y cirujanos; si tú no te sientes que vales, que eres importante, lo exterior se vería mustio por tu experiencia interna.

Ser bella comienza de adentro para afuera;fomentando tu autoestima, ese valor que te pones a ti misma en cada acción; aprendiendo a establecer límites desde el amor, a creer en ti y en tu poder personal; a sonreír pese a las tristeza, a sentirte segura de que lograrás tus metas, de sí vale la pena esforzarse y alcanzar una vida mejor.

No te dejes seducir por lo que los medios de comunicación nos venden; son meras fantasías, falacias de un mundo mercantil; que sólo existe frente a nuestros ojos en hojas de revistas; todas esas hermosas mujeres que deseamos ser también tienen sus arrugas, días de mal aliento, gastritis, dolores menstruales, lagañas en los ojos; pues son humanas y más allá de todo el glamour que derrochan en la alfombra roja; ellas saben que hacer lo que aman las llenan de satisfacción y las hace brillar. A veces nos preguntamos ¿Cómo hacer algo que amo si no tengo dinero? Es real con dinero los hobbies se pueden explotar de forma natural; sin embargo creo que siempre tenemos la oportunidad de hacer lo que amamos, quizás de una forma más rústica, o de una manera menos impensada; pero no dejes que la relación que tienes con el dinero coarte la posibilidad de que tú hagas lo que amas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada