viernes, 31 de agosto de 2012

Caminar por la playa: arena seca, mojada o dentro del agua



En verano, una de las actividades más placenteras es caminar por la playa, que te permite quemar algunas calorías de más que siempre ingieres en vacaciones, disfrutar del paisaje y tonificar tus piernas.

La actividad es sumamente reconfortante, y por cierto los beneficios físicos son varios: mejorar la circulación sanguínea, activar la circulación linfática, tonificar los músculos y exfoliar los pies.

Sin embargo, puede surgir la duda si lo mejor es ir por la arena seca, la arena húmeda o por el agua. Cada terreno de la playa tiene sus características que conoceremos. Caminar dentro del agua a la altura de los muslos, cuesta un poco y es ideal para quienes ya tienen algo de entrenamiento. Fortalece los músculos de piernas y glúteos.

La arena húmeda es el terreno más sencillo de caminar en la playa, ideal para comenzar por allí y precalentar las extremidades. Las olas masajean los tobillos y ayudan a estimular más la circulación.

Cuando ya tienes algo de entrenamiento, o ya has precalentado, pasa a arena seca, que implica más esfuerzo puesto que es un terreno menos estable. Por eso, hay que tener más cuidado de no lesionarse, particularmente en la zona del tobillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada